La Prehistoria del '91 - Hombres de Blanco

Camilo_GB

Active Member
Albo VIP
Mensajes
170
'Me Gusta'
41
Puntos
28
#1
DOS La prehistoria del ‘91

El otro terremoto de 1985

Durante ese año el fútbol chileno estaba en una camilla de la sala de cuidados intensivos. Ninguna novedad, diría un entendido, pues no era el único momento en que el deporte más popular estuvo y estaría entre algodones. Pero quizás, como una coincidencia del sismo que afectó a la zona central el 3 de marzo de ese año, estaba todo a punto de venirse al suelo.

Y Colo Colo no era la excepción.

A comienzos de diciembre de 1985, mientras el equipo luchaba por no alejarse mucho de los primeros lugares, se rumoreaba que Pedro García no seguiría como entrenador ya que, especulaba la prensa, la nueva directiva encabezada por Peter Dragicevic estaba buscando su reemplazante. Paralelamente, el defensa Leonel Herrera, pensando quizás en su retiro, declaraba que se sentía capacitado para asumir la dirección técnica del Cacique al año siguiente. Eso sin contar el caos administrativo que había. Era todo desorden.

Pero la directiva de Colo Colo estaba además preocupada de otro descalabro. Dragicevic anunció en diciembre, que el club se retiraría de la Asociación Central de Fútbol (ACP) para formar una Liga Metropolitana con los clubes de Santiago, además de los de la V y VI regiones, a lo que se oponía, por cierto, la dirigencia encabezada por el presidente del fútbol, Miguel Nasur.

Junto con esto, en el Cacique la palabra deuda no era novedad. Según su directiva, en ese momento el club debía 50 millones de pesos, lo que pretendía ser corregido con un cambio rotundo en la forma en cómo se repartían los dineros de las recaudaciones.

Sucedía que Colo Colo generaba el 35% de los ingresos del fútbol y sólo recibía el 1900, según alegaban los regentes albos. Esto, tomando en cuenta el mecanismo utilizado para dividir las platas de los tickets, puesto que, en un partido, el equipo visitante podía recibir hasta un 20% del dinero de las entradas, si es que ganaba el encuentro. En esa lógica, si empataba se llevaba sólo el 10% y si perdía, todo quedaba en las arcas locales. Curioso.

A los pocos días del anuncio de la Liga Metropolitana, el director de DIGEDER, general Sergio Badiola, apareció respaldando la idea del Cacique, lo que se constituyó en una de las sacadas de piso más recordadas a Nasur. El fútbol estaba a punto de reventar y pocos tomaban en cuenta el apasionante torneo que se disputaba en la cancha (con Cobreloa, Everton, la UC y Colo Colo de protagonistas), pues los actores principales estaban vestidos de cuello y corbata.

Llegó a tanto el lío, que tuvieron que ponerle paños fríos al asunto. Así fue como el lunes 9 de diciembre se reunieron en la sede de Unión Española, el timonel de la ACP, Miguel Nasur, con los presidentes Peter Dragicevic, de Colo Colo; Alfonso Swett, de Universidad Católica; Waldo Greene, de Universidad de Chile; Livio Baschieri, de Audax Italiano; Hisham Hassam, de Palestino y el dueño de casa, Félix Martínez.

Al final de ésta y con varias tazas de café en el cuerpo, Nasur declaró, en un arranque de originalidad, que “ha salido fortalecido el fútbol”, puesto que se acordó formar una comisión reestructuradora del balompié criollo para, a través de un estudio, ver la forma cómo encarar la actividad de 1986.

Era tal el sentimiento de paz y alegría que reinaba tras el encuentro, que el presidente de Unión, Félix Martínez, confesó que “lo que he hecho es como lo de Juan Pablo II. Prestamos la casa para que conversaran quienes tienen en sus manos el futuro del fútbol”. Para ponerse a llorar...

Era la época en que se hablaba de la necesidad de profesionalizar y modernizar el fútbol y en eso la directiva de Colo Colo aparecía como la cara más visible. Tras la reunión se comenzó a hablar de un mañana esperanzador y de construir mirando hacia adelante, quizás inundados por la expectación que reinaba esa semana, debido a la película “Volver al Futuro”, que se estrenaba el 12 de ese mes en el cine Las Condes.

Es probable que admirados por el loco científico creador del auto que 'viajaba por el tiempo, el carismático “Doc” Emmet Brown, los presidentes de Concepción, Huachipato y Fernández Vial anunciaron a los cuatro vientos un nuevo experimento: crearían la Liga Cono Sur, en oposición a la Metropolitana ideada por Colo Colo.

Seguía todo revuelto. Mientras el Cacique se acercaba a los primeros lugares al ganarle 1 a 0 a Huachipato, y el gobierno militar la dictadura anunciaba con certeza que “el año 2000 no habrá contaminación en Santiago”, los directores técnicos del país planteaban que lo mejor era un torneo largo con no más de 16 equipos.

Por esos días nadie tomó muy en cuenta el sorteo del Mundial de México ’86 (a lo sumo se hizo notar que, de clasificar Chile en lugar de Paraguay, habría quedado en el grupo con la selección local, Bélgica e Irak), ya que estaba todo el ambiente tenso, esperando el consejo de presidentes del 20 de diciembre.

Ese día, en una maratónica jornada, Nasur renunció y volvió en cuestión de minutos a la testera, provocando que muchos clubes se fueran contra Dragicevic y su directiva. ¿Alguna resolución? Como muchas otras veces, nada.

Colo Colo seguía su repunte en la cancha ganándole a Unión Española por 4 a 2, pero Roberto Rojas anunciaba sus deseos de emigrar a España o Argentina, desde donde tenía ofertas, pues planteaba que en el Cacique ya no podía tener más proyección.

El mismo día que el pasaje de micro subió a $45, el nuevo director de DIGEDER, Arturo Álvarez, recibió a los mandamases de Colo Colo, las Universidades y Palestino, a quienes les dio el respaldo para crear una nueva Liga Nacional, con 16 equipos en Primera División y la misma cantidad en Ascenso. Comenzaba a tomar forma la idea, toda vez que Unión Española, Everton, San Luis, Cobreandino, O´Higgins, San Felipe, Santa Cruz y Cobresal se unían al proyecto. El resto seguía con la ACP y Nasur. El fútbol estaba en la previa de una guerra civil y la prensa finalizaba el año con titulares del tipo “Renovarse o morir” o “En el abismo”.

Mientras en las oficinas seguía pasando de todo, como mal chiste del día de los inocentes, Colo Colo se despidió del título por obra y gracia de Audax Italiano, que lo derrotó por la cuenta mínima.

Tras las fiestas de año nuevo, el presidente del Comité Olímpico de Chile, Juan Carlos Esguep, medió para lograr hacer funcionar la famosa comisión reestructuradora que se puso a trabajar para ponerle fin al caos.

Volviendo a la cancha, en la última jornada del fútbol, -que se disputó el 5 de enero de 1986 el título lo peleaban Cobreloa, que jugaba en Arica ante el local, y Everton que se mediría en horario estelar con la UC en el Estadio Nacional.

Este último partido tendría un preliminar poco común. Quizás en un reflejo de lo mal que andaba todo, sólo por el honor y a modo de aperitivo, se disputaría un nuevo clásico del fútbol chileno. Nada menos que Colo Colo y la “U” serían la previa del duelo estelar. El lance terminó con cierta polémica y con triunfo albo de 3 a 1, pero al menos sirvió de premio de consuelo para los colocolinos, en un año que no tenían muchas razones para alzar los brazos.

Finalmente, el título lo obtuvo Cobreloa, tras derrotar a Arica por 2 a 1 (que significó el descenso de este último) y luego que Everton perdiera ante los cruzados por dos a cero en el recinto de Nuñoa.

Era tan curioso y absurdo el sistema de ese torneo, que finalmente los loínos se quedaron sólo con el trofeo, pues el campeón no accedía directamente a Copa Libertadores y debía disputar la liguilla. Tras los respectivos partidos, clasificaron al torneo continental Universidad Católica y Cobresal. En Calama se debieron conformar con verlos por televisión. Una locura.

Así finalizó la temporada ’85. Mientras se rumoreaba que el flaco, joven y goleador delantero de Magallanes Ivo Basay llegaría a Colo Colo, Pedro García abandonaba Pedreros, por lo que el nuevo adiestrador albo sería dado a conocer en cuestión de horas.

¿Y la comisión reestructuradora del fútbol? Seguía trabajando...
 

Camilo_GB

Active Member
Albo VIP
Mensajes
170
'Me Gusta'
41
Puntos
28
#2
¿Arturo Salah? Sí, Salah

¿Qué va a hacer este hueón pesado en Colo Colo? Esto fue lo primero que dijeron Raúl Ormeño, Lizardo Garrido y Roberto Rojas, cuando abrieron el diario La Tercera la mañana del 9 de enero, en plenas vacaciones de 1986 las que solían compartir junto a sus familias en el sur de Chile y leyeron la bomba noticiosa del momento: Arturo Salah se ponía el buzo de entrenador del Cacique.

Pero esa historia había comenzado unas semanas antes.

En medio de la celebración de fin de año del Stadio Italiano, Arturo Salah compartía con sus amigos y conocidos una agradable comida. Se hablaba de fútbol, de la vida, de sus familias y, por supuesto, de Italia y los antepasados. En eso estaba, cuando se le acercó un tipo a quien el ex delantero de la “U”, no había visto ni en las cómicas.

“Hola Arturo, ¿qué tal? Soy Jorge Vergara, secretario general de

-“Hola, buenas noches, mucho gusto”, respondió diplomático Salah. –

-“Mira, te venía a plantear algo muy claro. ¿Te atreverías a ser técnico de Colo Colo?”, le dijo Vergara sin mayor rodeo y poniéndole énfasis en el “atreverías”.

-“Por supuesto”, le contestó el joven entrenador, casi sin pensar.

-“Espera unos días que te vamos a contactar”, le aseguró el locuaz dirigente.

Sinceramente, Salah creía que el tema no pasaba de ser un comentario hecho en el marco alegre y festivo de una comida de fin de año, donde se dicen y, sobre todo, se hacen muchas cosas, por lo que se fue a su casa y ni siquiera le comentó la informal propuesta a su mujer.

Distinto fue cuando dos días después, Peter Dragicevic le telefoneó y le ofreció formalmente el puesto. “Déjeme pensarlo dos días, Peter”, fue la respuesta del técnico, quien recién ahí le contó a su señora sobre el tema y comenzó a analizar dónde se iba a meter. Una verdadera bolsa de gatos. “Tremendo forro” o “fierro caliente”, podrían servir también de sinónimos.

Así, tras las fiestas, llegó el 8 de enero y sobre la mesa y con todos los dirigentes presentes en Cienfuegos 41, estaban los nombres de Pedro García, Pedro Morales y el propio Salah para ser votados. Algunos mencionaban también a Leonel Herrera y Orlando Aravena.

Allí fue cuando Eduardo Menichetti -recién estrenándose como vicepresidente del club y que después iría ese año a la recién creada ANFP Propuso que se simplificara la votación y que fuera electo quien obtuviera mayoría simple, es decir, sólo un voto más, esto para evitar que, en una segunda vuelta, los votos de Morales (quien tenía el tercer puesto asegurado) se sumaran a los de García y Salah perdiera su opción.

¿Y por qué esta maniobra? Arturo Salah era la carta que traían Dragicevic, Menichetti y Vergara en estricto rigor, el tridente del poder real en el club para revolucionar Colo Colo, con una apuesta arriesgada: un técnico joven, con proyección y que viniera a abrir la ventana y refrescar a la institución. Cambio total.

Pero, por otro lado, estaba gran parte del directorio que había quedado de la “vieja guardia” y preferían técnicos calados y con cierto nombre para ponerse el buzo con el indio en el pecho. Posturas irreconciliables. El resultado fue claro: Salah le ganó por un voto a García, por lo que al no haber ballatagge, el ex jugador de la Universidad de Chile se convirtió, contra algunos vientos y previsibles mareas, en el nuevo adiestrador de los albos.

Casi al mismo tiempo que Salah supo de la confirmación de la decisión hizo su primera labor como entrenador de Colo Colo. Tomó el teléfono y marcó unos números.

“Aló, Eddio, hola, te habla Arturo Salah”, dijo. Del otro lado de la línea el entrenador de cadetes de Colo Colo, el popular Yeyo Inostroza, Se sorprendió con el llamado, ya que nunca había tenido relación con el e), puntero azul. Es más, el recuerdo que tenia de él como rival en una cancha no era de los mejores, tal como los cracks albos que casi se desmayaron durante sus sureñas vacaciones. “¿Puedes venir esta tarde a mi casa?”, le consultó Salah. Ahí el Yeyo entendió menos y algo confundido, le pidió la dirección. A las pocas horas llegó a la casa de su colega, quien, tras una conversación con los saludos de rigor, le confesó: “Eddio asumirá como entrenador de Colo Colo y quiero que seas mi ayudante”.

Inostroza no lo podía creer, ya que, si había candidatos menos adecuados para entrenar a Colo Colo, uno de los primeros en esa lista era Salah, no sólo por su inexperiencia en el banquillo de clubes grandes, sino, además, por su pasado azul. Demasiado azul para Colo Colo.

Pese a esto, Inostroza aceptó de inmediato y comenzó a programar junto a Salah el año futbolístico, partiendo por la pretemporada que se haría en las Termas de ]ahuel. Aún incrédulos y nerviosos por lo que se venía, los jugadores albos seguían de vacaciones, aunque con la mente puesta en su regreso a las prácticas, programado para el 29 de enero.

Arturo Salah firmó su contrato el 14 de dicho mes, en una concurrida conferencia de prensa. Allí estuvo escoltado por la directiva alba y el Yeyo Inostroza, quizás, como un anticipo de que no sería la última vez que deberían protegerlo.

“Sé que soy resistido por una parte de la afición, pero vengo a ganarme el respeto del hincha”, confesó ese día Salah, previniendo lo que se le venía encima. El nuevo adiestrador provocaba tantos anticuerpos, que la popular Barra Juvenil anunció su disolución, debido a la llegada del ex jugador de Universidad de Chile.

Era sólo el inicio.

[Continuara…]
 

Moncho

Active Member
Albo VIP
Mensajes
209
'Me Gusta'
62
Puntos
28
#3
Tremenda historia. Otros tiempos.

La pasó mal Salah en buena parte de su estadía en Colo Colo. Ahora uno ve a estudioso Guede quejarse que no lo quieren. Ni comparado a como lo pasó Salah, sobretodo ese año 86
 

alexis_86

Active Member
Albo VIP
Mensajes
372
'Me Gusta'
32
Puntos
28
#4
Y la continuacion? donde esta mi continuacion ?


Buena historia, el momento de la llegada de salah fue bien caotico, quiza seria mas recordado si la epoca de jozic no hubiera sido tan maravillosa como lo fue, pero hay varios que afirman que la base de jozic la armo salah y que en parte es el parte de la cla ganada en aquellos años pero bueh.

Atento a la continuacion, buenisimo tema.
 
Tabla de posiciones proporcionada por Sofascore Resultados